Connect with us

Que noticia estas buscando...

Locales

Marcelo Domingo, el ayacuchense que pasó de ser cura a psicólogo.

Marcelo Domingo, oriundo de Ayacucho, nació en 1971 y actualmente es un reconocido psicólogo en su ciudad natal. Su trayectoria de vida es singular: pasó de ser sacerdote a ejercer la psicología, y hoy es el director del hogar de Apidda, además de atender en su consultorio particular.

A los 19 años, Domingo ingresó al seminario en Arrecifes, donde se formó como sacerdote en el seminario de San Nicolás. Fue ordenado a los 25 años y ejerció en Río Colorado, Patagonia. A pesar de su vocación religiosa, siempre tuvo un interés profundo por la psicología, lo que lo llevó a estudiar libros sobre la materia de manera autodidacta.

Tras cinco años en la Patagonia, fue trasladado a Venado Tuerto, Santa Fe, donde finalmente tuvo la oportunidad de estudiar psicología a distancia en Corrientes. Durante este periodo, ejercía simultáneamente como sacerdote y estudiante de psicología. Su labor religiosa lo llevó a lugares necesitados, donde organizaba comunidades, defendía derechos y asistía a personas en situaciones de vulnerabilidad tanto material como espiritual.

Marcelo en el centro de la fotografía

Domingo ve una conexión clara entre el sacerdocio y la psicología: ambas disciplinas buscan el bienestar del ser humano. Aunque reconoce que ciertas doctrinas psicológicas pueden chocar con la religión, afirma que muchos sacerdotes y monjas también estudian psicología, ya que ambas áreas se complementan en la búsqueda de sentido y solución de conflictos personales.

Su trabajo como sacerdote incluyó desde la confesión, donde ayudaba a las personas a superar culpas profundas, hasta la lucha por los derechos sociales en comunidades vulnerables. En Corrientes, por ejemplo, apoyó a mujeres maltratadas a encontrar dignidad y autonomía.

Foto: Parroquia Inmaculado Corazón de María

A los 35 años, al combinar su labor sacerdotal y sus estudios de psicología, comenzó a ser solicitado para dar charlas sobre valores y conflictos humanos en todo el país, lo que eventualmente le generó una sobrecarga de trabajo. Este agotamiento lo llevó a una crisis vocacional y personal, que culminó en su decisión de dejar el sacerdocio.

Domingo se enamoró y formó una familia, estableciéndose nuevamente en Ayacucho, donde continúa ejerciendo como psicólogo. Valora profundamente su ciudad natal, a la que siempre quiso regresar, y aprecia su complejidad y crecimiento. Vía Proyecto Pueblo.

Más noticias

Deportes

Ganó Defensores, empató Sarmiento y perdieron Estrada y Atlético. Durante sábado y domingo se disputó la primera fecha de la segunda rueda del Torneo...

Necrológicas

Falleció en Ayacucho, el 23 de Junio de 2024, a la edad de 75 años. Sus hijas Paula, Lujan, Dori, Laura y Valeria Hernandorena;...

Deportes

Este fin de semana se desarrolló la Copa Nacional de Clubes U 18 en San Luis, donde el ayacuchense Juan Sebastian Martinez alcanzo el...

Locales

La presencia de animales sueltos en caminos rurales y rutas aledañas al partido de Ayacucho se ha convertido en un problema recurrente, exacerbado por...

Secciones